domingo, 8 de junio de 2008

6 en 3

Tres conflictos de distinta gama y distintos niveles pero con un tema en común.

Seis personas involucradas, atrapadas en la misma visión. Tres de ellas, los otros tres, con un problema común, darse cuenta de sus errores, los conflictos o los problemas demasiado tarde como para responder a los tres como esperan.

Tres personas que no logran comprender por qué la contraparte no es capaz de dar la retro-alimentación buscada. Que no comprenden por qué han de iniciar ellos cada intento de recuperar lazos o mantenerlos aunque sea a nivel menor. Enfurecidos por creer que los otros tres se sienten superiores al ver o pensar que tienen control sobre la dependencia de los tres, al ver que los otros tres se distancian, al ver que callan y las pocas veces que los tres logran sacar palabras, son solo críticas mal enfocadas, palabras cínicas o dolientes, malentendidos que jamás los otros tres se dan el tiempo de conversar incrementando la desesperación y la ira de los tres y la distancia de los 6 de a 2.

Tres sabían la solución. ¿Para qué mantenerse ante el otro quien les causa dolor? Extraña respuesta, pero ninguno se extraño, cuando los tres simultáneamente pensaron en responder: “Porque aún no me rindo, aun aprecio y rememoro aquellos tiempos en que todo iba bien o cuando menos mejor. Cuando estábamos unidos por una mutua razón”. Los tres hicieron su esfuerzo por recuperar a los otros tres. Pero la respuesta de los otros fue siempre igual, un ínfimo instante de gloria y otra caída y distancia abismal.

Finalmente los tres llegaron a su opción final. No quieren hacerlo, pero no ven ya otra forma de actuar. Es momento de simplemente olvidar... Probablemente los otros tres jamás lo notarán, jamás se darán cuenta de todo lo que provocaron y a los tres les hicieron pasar. Los otros tres son más simplistas o son más inexpertos. Pues los tres en conjunto se dieron cuenta de que alguna vez fueron los otros tres...

Para volver solo una pequeña esperanza queda... que sean los otros los que quieran recuperar a los tres... pues ellos ya no saben que más hacer... lo dieron todo.

“El amor es algo que siempre volverá a nacer...”

Un patético consuelo que se lleva mejor de a seis...

Hasta nunca.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Una despedida eterna capaz de convertirse en un saludo si la esperanza tiene su alimento.


*************************************************************************************************
*************************************************************************************************

1 comentario:

AzB dijo...

Sé que te inspiraste en nosotros pelado, los tres grandes amigos, más que amigos hermanos... Es heavy, como puedes plasmar una converzación de horas, talvez días, porque es algo que va a dar para siempre... Ya sea como para un recuerdo o una acción, como la que hemos tomado o he tomado ahora... Yo solo quiero darte las gracias hermano, porquee siempre me haz apoyado y nunca me haz dicho no, aprovecho la instancia, para decirle lo mismo al otro mosquetero....Todo lo que me han dicho ha calado hondo en mí y estas mágicas palabras, no podrían haber echo calzar más lo que sentimos...
Gracias...! Se cuidan y Hasta siempre !! ...